WeCreativez WhatsApp Support
Dejanos tus saludos y mensajes

Los hombres que postergan la paternidad más allá de los 45 años ponen en riesgo la salud de sus futuros niños.

Un nuevo estudio reveló que la edad del hombre al momento de la concepción incide en la salud tanto de sus hijos como de su pareja.

La salud de un niño está relacionada no solo con la edad de su madre al concebirlo, sino también la de su padre, según un estudio publicado en la revista científica Maturitas.

Un equipo de investigadores analizó cómo la edad de los padres influye tanto en la fertilidad y el embarazo como en la salud de los hijos, y resultó que los hombres que llegan a ser padres a los 45 años o más pueden poner en riesgo no solo a sus bebés, sino también a sus parejas.

Las madres cuya pareja es mayor de 45 años pueden sufrir problemas durante el embarazo, como diabetes gestacional,  restricción del crecimiento intrauterino o parto prematuro.

Entre tanto, los bebés nacidos de padres mayores tienen un mayor riesgo de sufrir algún defecto congénito, así como cáncer, autismo o trastornos psiquiátricos y cognitivos.

Además, el estudio encontró que los hombres mayores de 45 años pueden afrontar problemas de fertilidad, incluso si su pareja es menor de 25 años.

«Aunque es ampliamente aceptado que los cambios fisiológicos que ocurren en las mujeres después de los 35 años pueden afectar la concepción, el embarazo y la salud del niño, la mayoría de los hombres no se dan cuenta de que su edad avanzada puede tener un impacto similar«, afirmó Gloria Bachmann, autora junto con otros de la investigación, en un comunicado publicado por la Universidad Rutgers.

Las causas de este impacto son la degradación del esperma y la disminución natural de la testosterona como resultado del envejecimiento. 

Bachmann explicó que la mayoría de los hombres no están tan conscientes de su salud reproductiva como las mujeres, y dijo que si ellos planean retrasar la paternidad, les aconseja recurrir a los bancos de esperma.